PROYECTANDO LÍDERES


cada vez que me paro frente a un aula, tengo algo, muy en claro: Lo mejor que un alumno,  puede llevarse de un proceso de aprendizaje, es a sí mismo, transformado.

 La magnitud de esa transformación cuali /cuantitativa puede ir, desde adquirir algunos conocimientos  someros, a fin de cumplir con la aprobación de la asignatura, hasta  poder incrementar, capacidades cognitivas y personales, que los potencien como autogestores de su propio desarrollo.  Mi meta, como docente, es lograr, lo segundo.

Por otro lado en general, a nivel universitario, está el viejo problema del divorcio entre teoría y práctica. O pensar, que si se tienen bases teóricas sólidas, esto va en desmedro del entrenamiento en la praxis o viceversa. Personalmente creo, que una base teórica profunda, no solo sustenta el marco teórico, que nos habilita a argumentar, sino que posibilita la comprensión profunda, de los fenómenos, cosa indispensable para diagnosticar e intervenir eficazmente, en sistemas socio técnicos tan complejos, como las organizaciones humanas.

La materia Evaluación y Dirección de Proyectos, es una disciplina ideal para poner en práctica, todo lo anterior. Porque se nutre de ciencias como la matemática y la economía, para evaluar la factibilidad de las iniciativas, de la Teoría de los Sistemas, para diagnosticar, planificar y predecir escenarios, pero también, de innumerables técnicas y habilidades, en la dirección de las personas, en la resolución de  conflictos, en la delegación efectiva de la autoridad, que la transforman, casi en un arte.

Cuando fui convocada, este año, por la E.A.N. como titular, a través de la Lic. Cecilia Pedró, fue una grata sorpresa.

 “Causalmente”, en el año 2010, el Ingeniero Marcelo Muape (U.A.I) (socio de nuestra firma) realizó, con mucho éxito, la Diplomatura en Desarrollo Gerencial, en dicha casa de estudios.

 Al incorporarme, debo agradecer, el trato amoroso, de todo el personal y especialmente la libertad y el respeto que sentí, desde un primer momento.

 Me encontré, también, con un hermoso grupo de alumnos.

        Y En este desafío pedagógico, conté con la invalorable colaboración, de su departamento de orientación (gracias, Mariela Llorens, Scarampi Silvana y Copes Gustavo).

 En la cursada, empezamos desde marcos teóricos, amplios y complejos para finalmente,  desgranarlos  en aplicaciónes y en técnicas concretas.

En el camino, los trabajos prácticos apuntaron a fijar los contenidos , entrenando al mismo tiempo, el pensamiento reflexivo.

 Luego del primer parcial, comenzamos a pensar, un trabajo práctico integrador, que no sólo pusiera en juego, lo anterior, sino que simulara, con la mayor fidelidad, la realidad misma de un proyecto.

Así, detectamos una pequeña necesidad administrativa, en el Departamento de  Alumnos, y con la anuencia y apoyo de la institución, disparamos todo lo aprendido, en una experiencia real, intra institucional.

Se simuló el entorno del equipo, se definieron, con el cliente interno, los entregables, se relevó la información necesaria y se definieron  las tareas, los responsables y el diagrama de red. También la plataforma de comunicación.

El proyecto fue exitoso, se entregó una guía, útil, que el departamento de alumnos convalidó.

Además de las habilidades interpersonales, que  los alumnos, pusieron en juego y de vivenciar la complejidad, de la realidad de la ejecución, se generaron externalidades beneficiosas.

Hubo mejoras  a nivel de la  mejor comunicación, con el departamento de alumnos, aumento de la sensación de pertenencia  del grupo, a  la universidad y la mayor responsabilidad y motivación derivadas, de que tenían que producir algo real, que iba a ser utilizado.

Finalmente, realizamos una encuesta y estos son algunos, de los testimonios:

“Poder aplicar los conocimientos, para  realizar un proyecto real, fue de suma importancia para lograr adquirir los conocimientos y conceptos de la materia”. (Camila Andreacola)

“Lidiar con cuestiones palpables, que pueden llegar a complejizar nuestros planes para el proyecto, fue caótico. En cuanto a la gestión grupal, careció de a lo que, quizá, uno individualmente, apuntaba”. (Martin Rocca)

 

“Me encantó poder llevar a lo real, lo que quizás alguna vez, tenga que hacer en un trabajo. Poder tener de apoyo, lo realizado en la materia, siempre suma, como también, tener conocimientos de la metodología y así desarrollarlo/encararlo de otra manera. “(Micaela Raimondi).

“Fue una experiencia muy enriquecedora, en todos los aspectos. Los conocimientos que aprendimos, a lo largo de este trabajo, nos servirán tanto para nuestra vida personal, como para la laboral. Y fue un trabajo, realmente productivo. Asimismo, fue una novedad, para nosotros, tener que interactuar con el departamento de alumnos. “(Pilar Verdefronte)

 

“El proyecto me sirvió, para poner en práctica los conocimientos teóricos aprendidos, durante la cursada. Fue una buena experiencia, nuestro primer proyecto, por lo tanto, era algo nuevo para el grupo, pero con la ayuda de la profesora pudimos llevarlo adelante. También fue importante el trabajo en grupo, los distintos roles, que cada uno cumplió, para lograr realizar el trabajo.”(Julieta santulario)

“La experiencia, estuvo muy buena, para que lo que vimos, teórico, lo podamos llevar a la práctica y así pudimos reforzar, los temas.” (Daniela D Ágata)

“Me hubiera gustado, contar con más tiempo, para hacer el proyecto y meterme un poco más, de lleno, aun así ,fue una buena experiencia, que no voy olvidar y estoy segura ,que voy a poder aplicar en mi vida, en algún momento. “(Juliana cejas)

 

Para quien escribe, una enorme satisfacción, y un mayor desafío.

Lic. Verónica Brignoccoli